Myanmar y Laos


La región fronteriza entre Tailandia, Myanmar y Laos, el llamado «Triángulo de Oro», se conoce desde hace décadas como la mayor área de producción de opio en el mundo detrás de Afganistán.

Alrededor de una cuarta parte de la producción mundial es cultivada allí por los agricultores como adormidera, procesada en opio y finalmente distribuida ilegalmente en Europa occidental. Aunque el consumo de opio ha alcanzado un pico en todo el mundo, los ingresos obtenidos del cultivo de adormidera apenas son suficientes para que los agricultores mismos puedan vivir. Además, el cultivo ilegal implica riesgos de seguridad para los agricultores y sus familias.

Una posible salida consiste en un programa iniciado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), que ha apoyado los proyectos de muchos años de la DGRV en Laos y Myanmar desde 2018. Este proyecto de las Naciones Unidas se lanzó en 2015 con el apoyo financiero de Alemania, Finlandia y Suiza. El objetivo de las actividades es reducir el cultivo de opio y crear alternativas sostenibles en regiones rurales poco desarrolladas y inaccesibles de ambos países asiáticos mediante conceptos alternativos basados en la economía de mercado. Sobre todo el café, llamado «cultivo comercial», se considera una alternativa rentable al cultivo de la adormidera.

Ayudar a las personas a ayudarse a sí mismas


Pero por sí solos, los pequeños agricultores casi no cuentan con posibilidades de comercializar sus productos de manera rentable. Aquí es donde el enfoque de proyecto cooperativo de la DGRV juega un papel importante. Aunque algunas personas inicialmente no consideraron la cooperación en grupos de trabajo una manera viable, en el marco del proyecto, muchos pequeños productores se ofrecieron como voluntarios para diversificar su producción, sobre todo con café, y unir fuerzas en las cooperativas de comercialización en línea con el lema de Raiffeisen: «ayudar a las personas a ayudarse a sí mismas”. La DGRV apoya a los agricultores con sus muchos años de experiencia en la creación de cooperativas.

Mediante medidas de asesoramiento y capacitación, los agricultores aprenden a agrupar sus fortalezas de manera eficiente y a utilizarlas de manera rentable, especialmente en el refinamiento de las cerezas de café. Nuevos grupos pueden adquirir las máquinas necesarias conjuntamente mientras acceden a los conocimientos especializados de cada miembro. El refinamiento in situ ahorra costos y permite precios más altos en comparación con la venta de cerezas de café crudas. Además, la nueva cooperativa comercializará los granos de café con alta calidad de manera más simple y eficiente mediante una marca propia.

Capacitación de asesores locales


Un desafío en Laos es trabajar con minorías étnicas que viven en las regiones montañosas de difícil acceso en el norte del país y cuya lengua materna no es el lao. Sin embargo, la capacitación de grupos asesores locales por parte del equipo de la DGRV permite que el conocimiento y el contenido de la capacitación se transmitan a los agricultores en el idioma local.

En Myanmar, las áreas de cultivo se extienden sobre un área muy grande y se ubican en parte en regiones de conflicto. Como en Laos, es común que las diferentes minorías étnicas están representadas entre los miembros de la cooperativa. Además de la capacitación de los miembros del consejo directivo, el enfoque principal aquí es crear confianza entre los miembros de la cooperativa. En ambos países, los agricultores también se benefician de las pasantías técnicas a cooperativas exitosas en la región. Aquí los agricultores no solo aprenden nuevos conocimientos especializados en el cultivo de cafetos si no ellos mismos pueden conocer el ejemplo de una cooperativa viable en la práctica y aprender de las experiencias de otros.

Historias de proyectos


Myanmar y Laos

Una forma de salir del negocio de la droga en Myanmar y Laos.

Mas

Las Cooperativas en la Lucha contra la Pobreza Energética

Promover la creación de cooperativas de energías renovables.

Mas